Hiperactividad

By Cymarel
Abrí el word y tres horas después escribí estás frases.
Sufro de una hiperactividad crónica. Incluso mientras escribo este párrafo lo dejo a la mitad para atender un mail que dejé a medias, una llamada de teléfono que tengo que hacer desde hace horas pero que no termino de marcar, bajar un audio de un videoclip que estoy dirigiendo (perdonen, ya bajó y el Itunes me cerró el programa, estoy trabajando ahora en el documento recuperado), en fin que no puedo hacer una sola cosa a la vez y a veces eso es frustrante. Creo que cada vez me cuesta más tener pareja por la misma razón. No me mal interpreten, no es porque no sea capaz de estar con una sola mujer al mismo tiempo (aunque eso también me lo he planteado), sino porque ya he desarrollado ese otro yo que me exige y me encara cuando pierdo demasiado tiempo haciendo diez mil cosas que en realidad no debí estar haciendo y dejo para después diez mil más que debí haber concluido en un santiamén, entonces me planteo lo difícil que sería convivir con alguien que me exija lo mismo y que además multiplique por dos mi síndrome de atención. Estoy en España, pero estoy en Santo Domingo y Argentina, en una conversación que no se cierra nunca entre la organización de un concierto y la rabia que me da que se intenten pisotear mis derechos con una nueva e ineficiente constitución. Entre hacer el amor y pensar en mi futuro. Entre terminar este texto y no terminarlo nunca. Creo que escribo, porque de alguna manera después que están escritos los textos parecen ordenados y completos. No se nota en ellos las inseguridades, ni las cavilaciones y mucho menos las distracciones que atentaron contra su culminación. Igual todavía no me decido si tengo que aceptar mi hiperactividad como un defecto o como un don, o simplemente tengo que aceptarla. Mientras tanto les resumo la lista de cosas que finalmente terminaron pasando mientras escribía esto entre las 12 y las 17 horas de España:

Abrí el programa; me distraje enviando un mail a una compañía que representa artistas aquí en España; Me bañe; Olvidé por completo que había abierto el programa para escribir otro texto; Regresé al ordenador; Respondí unos cuantos mails más (acabo de recordar que tengo que escribirle a una amiga que me escribió desde brasil hace unos días); Cociné Pechuga de pollo con Curry y Miel y una ensalada; Vi el telediario mientras comía; Fregué; Saqué la ropa de la lavadora y la tendí; Omití que me había cambiado, así que en algún momento entre cocinar y comer dejé de estar desnudo; luego me senté en el ordenador, respondí un mail del trabajo; Me acordé que estuve a punto de escribir algo y empecé a escribir esto; me acordé que tenía que llamar a una persona en relación a un bar donde pensamos tocar; escribí otro mail; luego otras frase del texto; me dejaron un mensaje en Facebook; actualicé mi estado; Respondí a algunas preguntas que me hacían simultáneamente dos amigas por el Gmail chat, una me plantea un problema por resolver, la otra me hizo acordar que tenía que terminar de leer un mail que me envió; lo leí y empecé a responder; decidí terminar este texto antes, no lo hice, porque me escribieron nuevamente del trabajo; termine de responder el mail y volví a este texto, donde me encuentro ahora ignorando por completo los mensajes que veo me están llegando en relación a los diferentes mails que he ido respondiendo; creo que voy a parar, algún día terminaré.
 

2 comments so far.

  1. wen* 11:27 a. m.
    Hi, my name is Wendy, and I am hiperactive.
  2. Anabelle 12:14 p. m.
    ja ja ja ja excelente! me identifico totalmente.

Something to say?