By Cymarel
Cae un rayo en Malasia y llega el sonido a mis oídos dos semanas más tarde. Yo no me doy cuenta pero me cambia porque al pasar por África rozó el cuerpo de una mujer desnuda en el campo. Qué probabilidades hay de que una onda de sonido no haya chocado con nada alrededor del mundo y haya conseguido llegar a mi casi intacta, con tan solo el espacio vacío de ese pezón que se interpuso entre Malasia y yo. Al entrar imperceptible en mi oído me empiezo a sentir vulnerable y mis manos sienten el sonido del sexo. Mi sudor sabe a sal del pacífico pero mi mente está endulzando un cuerpo africano. ¿Estará buscando esa mujer una explicación a esta repentina e improbable conexión que ahora nos une? Yo pienso y me imagino su cuerpo sin rostro que me retumba en la cabeza como tambores africanos anunciando tormenta. Me quedo ciego por no querer abrir los ojos de placer. Se hace de noche y de día y de nuevo noche. En mi cabeza, mi negra y su sinfonía malasiana. Diosa de una nueva mitología, comparto yo con ella ese pequeño paraíso sonoro. Un génesis sin más manzanas que la propia realidad, ni más serpientes que la propia razón. Ella yace desnuda y como un rayo me parte de deseo las manos, el sexo, el alma y el cerebro. Su sonido se pierde lentamente como si pasara por mi como pasó antes por el mundo. Me desvío por un momento a pensar si habría la posibilidad de que una neurona se enamorara de otra neurona lejana al sentir el sonido que otro impulso eléctrico provocó en otro universo hace ya dos semanas. Y sin más el sonido se desvanece pero las ganas se quedan. Y mientras me masturbo pienso en África y ese campo seco de trigo con mi negra desnuda y veo un rayo caer en la ventana y pienso: ¿Podrá el sonido de este rayo caribeño rozar nuevamente su cuerpo y volver a mí acaso en tres semanas?
 

3 comments so far.

  1. Little Jenn 7:24 p. m.
    Siempre hay posibilidades... siempre... (aunque todo apunte lo contrario)
  2. *Negra* 9:28 p. m.
    Oh Dios marel ! de verdad q espero que pueda!!
  3. Luna 1:31 p. m.
    Africa ardiente, tierra indomita de aquellos que vagan errantes en busca de la pasión y el deseo.

    Muy bueno...Saludos

Something to say?