Utopias (Prólogo)

By Cymarel
Tengo mucho que no escribo. He estado organizando mis pensamientos. Reseteando la vieja máquina humana; evaluando cambios a la vez que sigo mi trabajo y me dedico a terminar el disco que ya casi está listo. En fin subido en una montaña rusa… creo que es la mejor manera de describirlo.

He estado pensando mucho últimamente en las cosas a las que le damos prioridad y aquellas que dejamos de lado o ignoramos simplemente porque nos hemos acostumbrado a ellas. Nuestras preocupaciones suelen ser preocupaciones de trabajo, preocupaciones materiales y sentimentales. Vivimos inmersos en nuestro pequeño mundo individual y terminamos haciendo las cosas que satisfacen al pequeño cuerpecito que nos acompaña. “Me apetece hacer, comer, vestir, esto” “ Tengo que trabajar para, acumular riqueza para poder hacer, comer, vestir, esto o poder cumplir cualquier proyecto personal que tenga en mente”. Hace mucho que no pensamos que “no es normal que yo pueda gastarme la mitad de lo que gana la muchacha de mi casa en una comida en un restaurante de la capital”, y que aún así “no vivo como un rey, me cuesta llegar a fin de mes y no tengo seguridad alguna de que en 40 años cuando ya no pueda o no quiera trabajar más voy a tener dónde caerme muerto”. ¿Culpa de quién? Siempre es mejor no hacerse esas preguntas porque lo único que terminan haciendo es distraernos de nuestro objetivo principal: “Pasarlo cada vez mejor, tener cada vez mejores cosas, y lograr acumular más éxitos personales”.

No me voy a quejar. Yo voy a seguir con este plan individualista mío, pero en el proceso me voy a desahogar con utopías que me llenan la mente, y que como los sueños carecen de estructuras claras, pero que a mi juicio serían una buena base para empezar a organizar esta isla y este mundo que nos rodea. A lo mejor a alguien se le prende un bombillo y empezamos a pensar todos que es posible pensar también en el futuro no desde un punto de vista personal exclusivamente, sino desde el punto de vista de que si no hacemos nada por mejorar lo que nos rodea, estamos quedándonos a merced de toda la gente que entendió que la política era un medio para hacerse ricos y tener jeepetas y se olvidó de que lo esencial era ayudar a sentar las bases de una sociedad más justa, más diversa y más preparada.

Mañana más.
 

5 comments so far.

  1. kala 11:44 a. m.
    Todas las desiciones, acciones que decides hacer, aunque tal vez no las más correctas, siempre son apropiadas en su momento, porque tú lo decidiste así. Y la vida es sobre eso, a través del recorrido que hacemos sobre ella, hacer lo que se sienta real, ya sea ignorar alguna situación mundial porque prefieras no saberlo o porque te sientes impotente, Ir al gimnasio porque quieres tener un mejor cuerpo o quieres verte mejor o quieras ser realmente saludable, o decidas esconder el amor por miedo al rechazo.

    Quien no hace o hace, es porque eso pensó que debío hacer en ese instante...es curioso porque todo fluye alrededor de que todo es "el momento", cada momento es único y hay que siempre hacer lo que se sienta, porque "ese momento" está influenciado por tantos factores, emociones, estados mentales, gobiernos, dinero, empleos, amigos, aunque luego no te parezca apropiado o idóneo una desición cualquiera, lo fue en ESE momento.

    bechitos
  2. Marel Alemany 12:50 p. m.
    El problema Kala es que en eso de vivir el momento estamos hipotecando nuestra propia voluntad, porque para poder vivir tu necesitas un entorno funcional, y eso es lo que estamos perdiendo. Si sólo se involucran las personas que quieren enriquecerse y perdemos de vista las necesidades sociales, la sociedad se va volviendo una mierda y en menos de lo que pienses aquí no se va a poder vivir y no vamos a poder vivir ese instante, porque vamos a estar tremendamente preocupados de como sobrevivir. Es mi opinión, y puede ser un poco pesimista, pero yo ya no veo una alternativa de gobierno y siento que todos estamos muy tranquilos con nuestro estilo gringo de vida y este pais no va a mejorar si todos nos acomodamos y decidimos vivir el momento!
  3. kala 2:37 p. m.
    Creo que no supe expresarme completamente en lo que escribí, también además de lo que dije, creo que nos estamos quedando de brazos cruzados, pasan ataques terroristas, hay mucha pobreza, el gobierno, uf, mejor ni hablar de lo mal que está haciendo su trabajo. Por eso precisamente digo que hay que hacer, hay que tomar acción, hay que averiguar y tratar de hacer cosas. Nuestra generación es un tanto holgazana, o insensible, pasan tantas cosas horrendas a diario y no nos afectan en lo más mínimo, nos depertamos al otro día para continuar con la misma rutina.

    ¿porqué dejar que la sociedad se convierta en una mierda cuando Nuestra generación es la emergente? y se han realizado acciones, protestas pacíficas, el problema es que no tienen el apoyo necesario o no se han dado a conocer como se debiera para que tengan apoyo masivo, pero cada vez hay más, lo que hay que hacer es actuar, aprovechar este momento y esa energía que sientes de hacer un cambio.

    En lo primero que escribí me referí a cosas cotidianas, cosas que solo te afectarian de cuanlquier forma al solo individuo, no para desiciones que afecten a muchos.
  4. Anabelle 9:32 a. m.
    Hola Kala Y Marel, yo estoy de acuerdo con ambos, creo que las cosas cotidianas que hacemos pueden de alguna manera u otra afectar a muchas personas más de las que nos imaginamos. Un ejemplo fácil; tomarnos un jugo, decido que cuando voy al palacio de la esquizofrenia no tomaré un jugo en un vaso de plástico (como ellos usualmente lo sirven), le pediré al mesero que me lo sirva en un vaso de vidrio, por favor. Viviré ese momento, disfrutaré ese jugo en mi vaso de vidrio y a la vez estoy ayudando al medio ambiente y por ende a las personas que habitan en este medio ambiente y quizás cuando mis amigos y amigas me pregunten, y yo les diga por qué lo hago, me imiten. Este es sólo un ejemplo pero hay miles y miles de cotidianidades que pueden provocar cambios... yo lo traté a lo grande, me metí en un grupo a través del cual pensé que podía cambiar el mundo, que error!!!!!, me sirvió esa decisión que hoy la veo errada, para poder luego reflexionar sobre lo que les escribo ahora. Yo acompaño a Marel en esta utopía, pero ya soy menos ambiciosa, ya lo quiero hacer desde mi cotidianidad, porque quizás a través de ella pueda lograr ese cambio que tanto necesitamos los dominicanos y las dominicanas.
  5. Alberto Alvarez 5:19 p. m.
    recientemente un profesor a quien admiro mucho dijo esta frase, la cual creo que es muy a propiada a lo que se discute aquí....él dijo: "El problema es que queremos ser levadura fuera de la masa". Pocas frases me han hecho pensar tanto en el papel que quiero tener en el cambio de mi entorno.

Something to say?